Hay muchos tipos de sacacorchos, desde aquí pretendo hacer una reflexión sobre el uso de estos, de aquellos que conozco y he probado claro, ventajas e inconvenientes y verdades y mentiras sobre los mismos.

 

Sacacorchos de aire comprimido

La base de su funcionamiento es que el corcho saldrá por la fuerza del aire que metemos en su interior a través de una aguja. En mi opinión es un método espectacular, pero peligroso la botella puede reventar debido a la presión.

 

Sacacorchos de palanca

Basta con bajar y subir la palanca para que el espiral entre en el corcho y después salga con total facilidad. Sus ventajas son la rapidez y facilidad del procedimiento, sus inconvenientes son que, ocupan mucho espacio, la espiral suele ser demasiado fina por lo que no es bueno para corchos ancianos, no permite parar antes de que la espiral traspase el corcho en su totalidad por lo que pueden caer restos de corcho en el vino. 

 

Sacacorchos en forma de T

El más simple, una espiral insertada en un material de diferente tipo. Es muy simple y fácil de utilizar y hace falta fuerza para abrir la botella. La ventaja es que el sonido del corcho al salir es incomparable. ¡Olé!

 

Sacacorchos de alas

Al ir girando se levantarán unas alas que harán de palanca al bajarlas para que el corcho salga. Es algo aparatoso, la mayoría son de calidad muy baja, muchas veces no permite no traspasar el corcho en su totalidad por lo que pueden caer restos en el vino. 

 

Sacacorchos de sommelier de dos tiempos

Es el típico que se usa en hostelería, pequeño, manejable, con corta cápsulas integrado, fácil de manejar y no hay que usar mucha fuerza. Es uno de mis preferidos.

 

Sacacorchos de sommelier de un tiempo

La diferencia con el anterior es que, en vez de tener dos apoyos, cuenta con solo uno en una altura intermedia, que cuando te acostumbras es el que mejor tacto ofrece a la hora de abrir una botella, permitiéndote incluso, conseguir abrir botellas con el corcho delicado.

 

Sacacorchos bilama

Es el único hasta ahora que permite abrir una botella sin tener que perforar el corcho. Cuenta la leyenda que es el idóneo para abrir botellas ancianas, pero todo el que ha tenido la oportunidad de usarlo ha podido comprobar que plantea problemas. Si el corcho es muy nuevo y la botella de baja calidad, las láminas pueden partir o astillar el cuello de la botella por la presión y si el corcho es muy viejo, habrá perdido en parte su capacidad de expansión y lo más probable es que se meta dentro de la botella cuando metamos las láminas.

 

Sacacorchos Durand

Combina un sacacorchos en forma de T con un bilama. Primero metemos la espiral, de tal forma que la parte de arriba de la T impedirá que al meter las laminas posteriormente el corcho se introduzca dentro de la botella, siendo este sacacorchos el ideal para abrir botellas ancianas. Hay que contar que el espiral traspasa en su totalidad el corcho en la mayoría de las ocasiones por lo que puede caer algún resto de corcho dentro del vino. 

 

Mi sacacorchos favorito es el de sommelier, tanto de uno como de dos tiempos, a partir de aquí voy a hacer una serie de consideraciones. 

 

Un sacacorchos bueno dura toda una vida, si lo tienes en casa claro, si lo sacas el riesgo de pérdida es elevado.

 

Es muy interesante que el corta cápsulas sea de buena calidad, si es posible con un micro serrado en la hoja, en mi opinión es el filo que mejor corta los diferentes materiales.

 

La empuñadura ha de ser los más ancha posible para se sea lo más ergonómico posible, evitando además que nos hagamos daño cuando tengamos que aplicar más fuerza. 

 

La espiral, en mi opinión, es el punto clave:

 

En primer lugar, ha de estar totalmente recta.

 

Una espiral fina hará que tengamos que usar menos fuerza para introducirla, pero a su vez hará que se pueda destrozar el corcho a la hora de sacarlo, sobre todo si es viejo.

 

Si es gruesa, tendremos el efecto contrario, lo ideal es un grosor intermedio con un recubrimiento que deslice lo mejor posible por el corcho. 

 

Un apunte que me parece muy interesante y que hay que tener en cuenta a la hora de comprar un sacacorchos: hay espirales de alta calidad que llevan una ranura en casi toda su longitud en medio del material. Esto puede parecer un tema menor, pero esta ranura ayuda a la penetración y lo que es más importante, hará que el corcho se fusione mucho mejor y de manera más clara con la espiral, teniendo mas superficie de contacto y por tanto, tendremos muchas más opciones de sacar corchos delicados.

 

Nacho Jiménez