Esta nueva entrada del blog está dedicada a celebrar el reconocimiento de un gran amigo de La Tintorería. Hablamos de un hombre inquieto, que se mantiene humilde ante los bien merecidos elogios dirigidos a sus éxitos. Bien conocido es Raúl Pérez por su labor esencial e incondicional para elevar los frutos del Bierzo. Después de haber trabajado en múltiples regiones, no solo de España sino también del mundo, el padre de la Ribera Sacra enfoca una vez más su ojo visionario, pero esta vez en su hábitat natural. Nos muestra así, con su nuevo proyecto, los vinos del futuro del Bierzo, vinos de altura.

 

 

El pasado agosto del 2023, Luis Gutiérrez, escritor de la prestigiosa revista The Wine Advocate, otorgó a dicho proyecto, La Muria, uno de los mayores logros a los que se puede aspirar en el mundo vinícola, 100 puntos en la Guía Parker. Esta es considerada la clasificación máxima, reservada únicamente para vinos de excepcional complejidad y profundidad. El sistema fue creado por Robert Parker y expertos alrededor del mundo continúan su legado.

Entre los viñedos más altos de Viariz, a 1042 metros sobre el nivel del mar, se encuentran las antiguas cepas de La Muria. Siete hectáreas fueron adquiridas con el propósito de darle vida a este vino. La elaboración incluyó el uso de racimos maduros sometidos a una fermentación espontánea, seguido por una maceración de 2 meses. Después de recibir crianza en una barrica usada de 500 litros y otra convencional, los resultantes 700 litros o 900 botellas son todo lo que tendremos disponible de este vinazo.

Es curioso mencionar que el mismo viñedo fue previamente propiedad de Descendientes de J. Palacios. Uno de sus vinos más reconocidos, La Faraona, ha sido el único en recibir tal puntaje, condecorando así el nombre de la región dos veces, en 2014 y en 2018.

 

 

 

En múltiples entrevistas, el enólogo berciano destacó que las viñas a altura serían el futuro del vino. La Muria es el viñedo más alto del Bierzo y sus vinos demuestran un bajo grado de alcohol y generosa acidez. Cuestiones de causa natural como las irregularidades del clima y los incrementos de temperatura que se observan por todo el país durante el verano conllevan a pronunciados niveles de azúcar y, por consecuencia, altos niveles de alcohol. La altura actúa como un elemento mediador que podría prevenir hasta cierta medida el aumento indeseado de azúcares y la reducción simultánea de acidez.

En resumen, la Denominación de Origen El Bierzo es una joya enológica, como se refirió Luis Gutiérrez. Hoy disfruta del éxito con 157 vinos clasificados como "excelentes" y 42 más como "excepcionales". Indudablemente nos deja saboreando lo que aguarda el futuro.